EL IMPROVISADOR

 

 

 

Hans Christian Andersen

 

Traducción y prólogo de Enrique Bernárdez

Título original: Improvisatoren

Este libro ha recibido el apoyo del Danish Arts Council's Committee for Literature

© De la traducción y el prólogo: Enrique Bernárdez

Edición en ebook: enero de 2013

 

© Nórdica Libros, S.L.

C/ Fuerte de Navidad, 11, 1.º B 28044 Madrid (España)

www.nordicalibros.com

ISBN DIGITAL: 978-84-92683-98-7

Diseño de colección: Marisa Rodríguez

Corrección ortotipográfica: Juan Marqués y Ana Patrón

Maquetación ebook: Caurina Diseño Gráfico

Contenido

Portadilla

Créditos

Autor

 

Prólogo

La primera novela de Hans Christian Andersen

El Improvisador

Dedicatoria

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

Parte segunda

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

XI

X

XI

XII

XIII

XIV

Notas del traductor

Hans Christian Andersen

(Odense, 1805 - Copenhague, 1875)


Poeta y escritor danés. El más célebre de los escritores románticos daneses fue hombre de origen humilde y formación esencialmente autodidacta, en quien influyeron poderosamente las lecturas de Goethe, Schiller y E.T.A. Hoffmann.

En 1819, a los catorce años, Andersen viajó a Copenhague persiguiendo el sueño de triunfar como dramaturgo. El escaso éxito de sus obras teatrales y su insaciable curiosidad lo impulsaron a viajar por diversos países, entre ellos Alemania, Francia, Italia, Grecia, Turquía, Suecia, España y el Reino Unido, y a anotar sus impresiones en interesantes cuadernos y libros de viaje.

Inspirándose en tradiciones populares y narraciones mitológicas extraídas de fuentes alemanas y griegas, así como de experiencias particulares, entre 1835 y 1872 escribió 168 cuentos protagonizados por personajes de la vida diaria, héroes míticos, animales y objetos animados.

Prólogo

La primera novela de Hans Christian Andersen

El 9 de abril de 1835 apareció la primera novela de H. C. Andersen. Era ya relativamente conocido, a sus treinta años recién cumplidos (nació el 2 de abril de 1805) por sus poemas, un primer libro de viajes y sus primeros intentos de alcanzar el éxito en el teatro. Improvisatoren, El Improvisador tuvo una acogida bastante buena y lo mismo sucedió con su traducción alemana, que vio la luz ese mismo año. El 8 de mayo de 1835 se publicó, además, la primera colección de cuentos, que contenía El encendedor de yesca, Claus grande y Claus chico, La princesa y el guisante, y Las flores de la pequeña Ida. Los Cuentos, como es sabido, acabarán por eclipsar el resto de la obra del autor, y la mayoría de la gente que lo conoce no lo asocia con la poesía, el teatro ni la novela.

Una de las primeras novelas de tema contemporáneo

Pero su importancia como novelista es grande en la literatura danesa, aunque fuera parcialmente eclipsado por los grandes autores realistas y naturalistas de unos decenios más tarde. El Improvisador fue la primera novela moderna, de tema contemporáneo, en el país nórdico. Existían novelas anteriores y contemporáneas a él, pero eran de tema histórico, al estilo de Walter Scott. Balzac acababa de publicar La piel de Zapa, pero Dickens no había comenzado aún su carrera de novelista y Poe la iniciaba a la vez que Andersen. Así que nuestro autor no contaba con muchos antecedentes, fuera de algunos autores alemanes de la tendencia denominada Sturm und Drang («Tempestad e ímpetu»). Lo cierto es que escribir sobre sucesos contemporáneos al acto mismo de escritura no era nada frecuente en el mundo romántico occidental. Al leer El Improvisador conviene tenerlo en cuenta: es una auténtica innovación y nace del espíritu de su época que hoy día, a veces, puede resultarnos excesivamente emocional, demasiado cargado de sentimientos, lágrimas y gemidos. Y es que el realismo de Balzac estaba casi a punto de nacer, pero aún no podía servir de modelo.

El espíritu de un autor plasmado en su novela

Andersen, como casi en toda su obra, se basó en sí mismo para escribir El Improvisador. Lo dice el protagonista y narrador: solo se puede escribir de lo que se conoce; y otros lo critican porque en todos sus poemas, traten de lo que traten, siempre está él. Pero esta novela, aunque en ella tengamos a Andersen en cuerpo (justo en las últimas páginas) y sobre todo en alma, no es, no puede ser una autobiografía. Ciertamente, Andersen era un niño pobre generosamente acogido por una familia aristocrática: los Collin, a quienes está dedicado el libro. Y ya que carecía de fortuna y cuna, la única forma en que podía alcanzar la gloria que ansiaba era mediante el arte. Lo intentó con el canto, con el teatro, la poesía, la novela… los cuentos. Pero, para él, esa gloria de raíces literarias era sobre todo una vía para la realización personal, como sucede con Antonio, que se ve aupado por sus dotes de improvisador, aunque lo importante es, sobre todo, alcanzar la felicidad y el amor.

El viaje de Andersen por Italia

En 1833 y 1834, Andersen viajó por Italia, tras un recorrido por Alemania, Francia y Suiza. Al poco de su llegada al sur de los Alpes recibió noticia de la muerte de su madre. Este hecho, traumático sin duda, pues el autor se había criado solo con ella (el padre murió en 1816) se transforma, en la novela, en algo completamente distinto, pero el sentimiento esencial es el que une el episodio real y el de la ficción. Andersen, de niño, tenía espléndida voz y una enorme afición al teatro, y quiso ser actor y dramaturgo: perdió la voz con la adolescencia, fracasó como intérprete, tuvo un cierto éxito como autor dramático, aunque hoy casi no se representen ya sus obras. En la novela, Antonio también canta, pero es sobre todo su capacidad de improvisar lo que le ayuda a progresar. En su época se trataba de una profesión muy respetada, y en Italia precisamente, hubo varios improvisadores que, en la primera parte del siglo xix, alcanzaron enorme éxito popular; nuestro autor escribiría más tarde un cuento centrado en esta forma artística.

En su viaje italiano, al autor danés no le agrada demasiado el norte de Italia, con excepciones como Venecia y la catedral de Milán; en cambio, se entusiasmó con Roma y el sur. Fue el primer escritor en describir la Grotta Azzurra de Capri, descubierta muy pocos años antes. Tuvo la suerte de ver el Vesubio en una de sus mayores erupciones recientes, la de 1834. Todo esto, recombinado, alterado, inserto en unas líneas de ficción completamente nuevas y propias, reaparecerá en la novela.

Un personaje y su modelo

Y tuvo también la fortuna de ver y oír a la cantante hispanofrancesa María Malibrán (1808-1836), que adquiere un papel protagonista, aunque totalmente alterado, en la novela. La Malibrán es, sin duda, el modelo de Annunziata: por su belleza, por su exquisita voz y sus grandes dotes como intérprete de ópera, por sus inmensos éxitos, que producían reacciones de entusiasmo casi histérico entre sus jóvenes admiradores. Todo esto se halla en Annunziata, aunque el fin de esta posea un carácter trágico que, aparte del hecho mismo de morir muy joven, no fue el de su contrapartida real: Malibrán murió por las consecuencias de una caída de caballo, pero conservó su belleza y su voz (y su riqueza) prácticamente hasta el último día: murió en el cénit de su gloria. De modo que Annunziata es un personaje plenamente de ficción, pero con un modelo de carne y hueso: incluso los comentarios de Antonio sobre la voz y la forma de cantar de la española (¡las dos eran españolas, a fin de cuentas, aunque no vivieran en España!) corresponden a los que se hicieron en sus días (y que Cecilia Bartoli intentó reconstruir con su propia voz en 2007).

Cosas de Andersen, cosas de Antonio

Así que los sucesos del viaje de Andersen por Italia tienen su paralelo de ficción en los de un niño pobre romano, Antonio, que por motivos muy distintos tendrá que viajar por los mismos lugares que vio Andersen, gozarlos intensísimamente y describirlos con exquisita delicadeza: Antonio en sus improvisaciones, Andersen en sus descripciones en la novela, también en las de su diario (aunque no existe el correspondiente a 1834) y en su autobiografía. Esta coincidencia entre autor y personaje alcanza también a las ideas poéticas, a la visión poco ortodoxa (aunque más que sentida y devota) de la religión, incluso a la antipatía por los ingleses.[nota] En El Improvisador, en efecto, podemos encontrar realmente el espíritu juvenil y exaltado del autor en todas sus vertientes: incluso su —al parecer, más que probable— bisexualidad asexual: el afecto por Bernardo, según algunos críticos, reflejaría sus (fracasados) intentos de aproximación a algunos jóvenes amigos. En la época en que escribe esta novela, sin embargo, Andersen no estaba aún interesado en el sexo y sus amores eran platónicos: al menos, no tenemos noticia de otra cosa. Tampoco tuvo suerte con las mujeres: se enamoró de una hija de su protector Jonas Collin, pero la muchacha se casó con un importante jurista, lo que fue un gran golpe para el joven escritor. Pero su gran amor (no correspondido) de muchos años fue una cantante sueca, Jenny Lind (1820-1887). Curiosamente, esta famosa cantante de ópera (como Annunziata-Malibrán) fue discípula de un hermano de la Malibrán. De modo que, aunque cuando escribe su novela Andersen no había amado nunca a una cantante, lo hará pocos años después (se conocen en 1843), aunque su amor nunca culminó en matrimonio ni, que sepamos, en una relación más allá de lo fraternal, amistoso y platónico. Así que El Improvisador tiene tanto del mismo Andersen que incluso llega a anunciar sucesos futuros.

El Improvisador y los Cuentos

Y si en la novela encontramos cosas del alma del autor, en ella encontramos también muchos elementos que aparecerán una y otra vez en sus cuentos: quien los conozca, no podrá menos que ir reconociendo elementos, personajes, aventuras, sucesos que asoman por sus obras más famosas. Incluso el patito feo está por todas partes, como Antonio-Andersen. La lectura de El Improvisador, sin duda, nos hará entender mucho mejor de dónde surgieron los cuentos, aunque solo en una nota he señalado una correspondencia aparentemente general y casi nimia, pero que se desarrollará en uno de los más geniales de sus cuentos extensos.

Las notas

Hablando de notas, Andersen añadió numerosas, que aquí recogemos a pie de página. Forman parte integrante del texto y nos indican que el autor quería proporcionar información sobre Italia que no sería fácilmente accesible a sus lectores daneses de entonces. Las notas del traductor tienen aquí una función semejante, aunque desde fuera de la obra: hemos incluido datos no siempre fáciles de obtener por las vías más habituales (hay ya poca gente capaz de identificar la Oda exacta a la que corresponde una cita… y tampoco de comprender el latín de Horacio). En bastantes casos, se ha tratado de ubicar la acción en la Roma actual, que es igual en lo principal, pero distinta en lo secundario a la ciudad que conoció y amó Andersen.

Un libro de viajes

Finalmente, cabe por señalar que el libro, además de una novela contemporánea, de una especie de autobiografía espiritual y literaria, es también un libro de viajes. Los itinerarios que sigue Andersen se pueden reproducir hoy mismo, viendo las cosas que él vio. Algunas notas del traductor van dirigidas a facilitar ese posible peregrinaje. Las emocionadas descripciones de Andersen, fruto de su íntima, especial visión de la naturaleza, servirán al viajero real o solo literario para degustar esos bellísimos lugares… en bastantes casos, libres aún de la proliferación de urbanizaciones e instalaciones turísticas.

Innovación y actualidad de El Improvisador

Andersen escribió otras novelas de considerable interés. Pero El Improvisador inauguró la serie, comenzó casi la novelística de tema contemporáneo, e incluso introdujo algunos temas, algunas descripciones, que solo tendrán equivalentes más tarde: el drama de los niños pobres abandonados, de los mendigos, es anterior aquí a Dickens. El terrible engarce entre religión católica y nobleza como formas opresivas, destructoras incluso, física y anímicamente, de tantas vidas y tantas esperanzas, aparecerá, casi igual que en Andersen, en las geniales Confessioni d’un italiano de Ippolito Nievo, escrita en 1858, publicada en 1867. Las diversas, breves escenas de terror anteceden a las de Poe. De forma que no se trata, en absoluto, de una novela escrita en la estela de otras anteriores… Andersen innova en El Improvisador como innovará en sus cuentos, auténticos relatos breves, contemporáneos de los de Poe, antecedentes de los de Chéjov. El inmenso éxito mundial de los cuentos tuvo su contrapartida negativa: muchos ven a H. C. Andersen como un autor de historietas para niños (¡nada más lejos de su realidad literaria!) y carente de especial originalidad fuera de ese campo. Ubicar esta novela en su contexto literario de la época y leerla aceptando las peculiaridades de la narración «prerrealista» nos mostrará un Andersen que es, más que nada, un genial creador de literatura.

Enrique Bernárdez

20 de marzo de 2009

Nota Más tarde se le pasaría. Pero hacía aún pocos años de la destrucción de la flota danesa por los británicos: en 1812, Andersen ya tenía siete años.

El Improvisador

 

 

 

 

 

Al Consejero Collin

y a su inestimable señora esposa,

en quienes hallé a unos padres, a sus hijos,

en quienes hallé a mis hermanos,

a su casa, donde hallé un hogar,

dedico, con corazón filial y fraternal, estas páginas,

lo mejor que poseo

El autor

I

El mundo de mis comienzos

Cualquiera que haya estado en Roma conocerá, sin duda, la Piazza Barberini, esa gran plaza con una bella fuente en la que el tritón vacía la chorreante caracola desde la que cae el agua a varios codos de altura; quien no haya estado la conocerá, sin embargo, por el famoso grabado, aunque es una lástima que en este no aparezca la casa en la esquina de Via Felice, la alta casa esquinera en la que el agua corre por tres tuberías que hay en la pared hasta el gran depósito de piedra. Esta casa tiene para mí un interés muy especial, pues es allí donde nací. Si echo la vista atrás, a los primeros años de mi infancia, ¡qué torbellino de recuerdos!, no sé ni dónde empezar. Si rememoro la totalidad del drama de mi vida, menos sé, todavía, cómo he de organizarlo, qué conviene dejar a un lado por secundario, y qué será suficiente, por sí solo, para dar una idea del cuadro. Lo que es interesante para mí, quizá no lo sea para un extraño. Quiero narrar con veracidad y naturalidad la gran aventura de mi vida, pero la vanidad también habrá de entrar en escena, ese vicio de la vanidad: ¡el deseo de complacer! Todo lo sucedido en el mundo de mi infancia brotó como una simple hierba para ir creciendo, como sucedía con el bíblico grano de mostaza, e ir haciéndose cada vez más alto, acercándose cada vez más al cielo, hasta convertirse en un poderoso árbol en el que construyeron sus nidos mis pasiones.

Uno de mis primeros recuerdos me lleva a aquel lugar. Tenía unos seis años y estaba jugando al lado de la iglesia de los capuchinos junto a otros niños, todos más pequeños que yo; en la puerta de la iglesia había una crucecita de latón, aproximadamente en el centro de la puerta, tan alta que apenas llegaba a tocarla con la mano. Siempre que nuestras madres pasaban por allí con nosotros nos aupaban para que pudiéramos besar el sagrado símbolo. Una vez que estábamos jugando solos los niños, uno de los más pequeños preguntó por qué nunca venía el Niño Jesús a jugar con nosotros. Como yo era el más listo, le contesté que estaba en la cruz. Fuimos allá y aunque no había nadie que nos pudiera ayudar, intentamos besarla como nuestras madres nos habían enseñado; pero no alcanzábamos, así que nos subimos unos apoyados en los otros, pero en cuanto uno tenía los labios en posición para dar el beso, las fuerzas les abandonaban a los que estaban sujetándolo, y el que iba a dar el beso caía justo cuando su boca iba a tocar al invisible Niño Jesús. Mi madre acertó a pasar por allí en ese mismo instante, y al ver nuestro juego se detuvo, juntó las manos y exclamó: «¡Sois unos ángeles de Dios! ¡Y tú eres mi ángel particular!», y me dio un beso.

La oí repetir ante la vecina que yo era un ángel inocente, y me agradó mucho oírlo, lo que hizo disminuir mi inocencia: la simiente de la vanidad bebió en ese momento los primeros rayos de sol. La naturaleza me había concedido un temperamento dulce y piadoso, pero mi buena madre hizo que me fijara en él y me hizo ver mis virtudes innatas, aunque sin pensar en ningún momento que a la inocencia de los niños le sucede igual que al basilisco: si se ve a sí mismo, puede morir.

Fra Martino, un monje capuchino, era el confesor de mi madre, quien le contó lo piadoso que era su hijo; y que además me sabía estupendamente las oraciones, aunque no comprendiera nada de lo que decían. El monje me apreciaba mucho y me regaló una estampa de la Madonna que lloraba grandes lágrimas que, como lluvia, caían sobre las ardientes llamas del infierno, donde los condenados alargaban las manos para coger algo de aquel líquido que les refrescaría. También fue él quien me llevó una vez al claustro, una columnata en torno a un huertecito con dos cipreses y un naranjo, que me causó una profunda impresión. Uno junto al otro colgaban en el corredor abierto viejos cuadros con historias de mártires, que contemplé con la misma veneración con la que más tarde observaría las obras maestras de Rafael y Andrea del Sarto.

—¡Qué chico más listo! —dijo el monje—. Ahora te voy a enseñar los muertos.

Dicho esto, abrió una puertecita que daba a una galería, varios escalones más abajo del claustro; descendimos por ella y me vi rodeado entonces por calaveras y más calaveras, colocadas unas junto a otras ocupando las paredes y varias capillas. Había algunos nichos, y en ellos los esqueletos completos de los monjes más principales, envueltos en sus hábitos marrones, el cordón a la cintura y un breviario o una flor marchita entre las manos. Altares, candeleros y adornos estaban hechos con omóplatos y costillas; un bajorrelieve de osamentas humanas, estridente y de dudoso gusto, como la idea misma de aquella cripta. Me apreté contra el monje, que rezó una plegaria y me dijo:

—Aquí dormiré también yo un día. ¿Vendrás a visitarme?

No respondí, me limité a mirarlo espantado, y miré de nuevo a mi alrededor, aquella portentosa y fúnebre composición. Era una locura llevar a un niño como yo a un lugar como ese. Me sentí extrañamente conmovido por la impresión y no estuve tranquilo hasta que me encontré en la celda del monje, donde las deliciosas naranjas casi entraban por la ventana, y vi la multicolor pintura de la Madonna elevada por los ángeles hacia el brillante sol mientras miles de flores llenaban la tumba donde había descansado un momento antes.

Aquella primera visita al convento tuvo ocupada mi fantasía durante mucho tiempo, y permanece aún extrañamente viva. El monje me parecía una persona totalmente distinta a las demás que yo conocía; el que viviera junto a los muertos, que con sus hábitos marrones parecían casi iguales a él, las historias que sabía contar sobre santos y milagros asombrosos, así como la veneración que sentía mi madre por su santidad, me hicieron pensar que, a lo mejor, yo podría llegar ser como él.

Mi madre era viuda, lo único que tenía para vivir era lo que ganaba cosiendo y alquilando una habitación bastante grande en la que habíamos vivido nosotros antes: ahora ocupábamos la pequeña buhardilla mientras que un joven pintor, Federigo, estaba alojado en el salón, que era como llamábamos a aquella estancia. Era un joven alegre, procedente de un lugar muy lejano, tanto que allí no conocían a la Virgen María ni al Niño Jesús, según decía mi madre. Era de Dinamarca. En esos tiempos, yo era incapaz de entender que pudiera existir más de un idioma y, por tanto, cuando no me comprendía bien, creía que era sordo, así que gritaba las palabras con todas mis fuerzas y él se reía de mí. Me regalaba fruta y me dibujaba soldados, caballos y casas, de modo que enseguida nos hicimos amigos; yo le tenía mucho aprecio, y también mi madre solía decir que era una persona muy decente. Una tarde, en esos años, oí una conversación entre mi madre y Fra Martino, que me produjo un sentimiento muy peculiar por el joven artista. Mi madre preguntó si era cierto que el extranjero estaba condenado al infierno para toda la eternidad.

—Porque a fin de cuentas, él, y la mayoría de los extranjeros —dijo mi madre— son gente muy decente, que nunca hacen mal a nadie. Son buenos con los pobres, pagan lo que deben sin discutir; hasta me da por pensar que no cometen los pecados que son tan corrientes entre nosotros.

—Sí —respondió Fra Martino—. En efecto. En su mayoría son personas muy decentes, pero has de saber cuál es el auténtico motivo de esa forma de ser. Mira: el demonio, que es muy sabio, sabe que los herejes le pertenecen, de manera que nunca los tienta; por eso son tan decentes y no les resulta difícil evitar el vicio. En cambio, un buen católico es hijo de Dios y, en consecuencia, el demonio se ve obligado a echar mano de todos sus recursos: nos tienta y nosotros, que somos débiles, caemos en sus redes. En cambio, un hereje, como te acabo de decir, no sufre tentaciones ni de la carne ni del demonio.

Mi madre no supo qué responder a estas palabras y se limitó a dejar escapar un profundo suspiro por el joven. Yo me eché a llorar, porque me daba una pena tremenda que tuviera que arder eternamente, él precisamente, con lo bueno que era y con los dibujos tan bonitos que me hacía.

Una tercera persona que desempeñó un papel de gran importancia durante mi infancia era el tío Peppo, habitualmente conocido como «Peppo el malo» o también «el rey de la escalinata de España»,[1] donde se instalaba todos los días. Había nacido con las piernas inútiles, que llevaba cruzadas debajo del cuerpo, y desde su más tierna infancia adquirió una asombrosa agilidad para correr sobre las manos. En estas tenía una correa que sujetaba una tabla, y con ellas era capaz de correr casi tanto como cualquier otra persona sobre sus piernas sanas y fuertes. Como ya he dicho, todos los días se aposentaba en la escalinata española y, aunque no mendigaba propiamente hablando, gritaba buon giorno con una sonrisita maliciosa a todos los paseantes, incluso después de ponerse el sol. A mi madre no le gustaba demasiado, incluso se avergonzaba del parentesco que los unía, aunque, por mi bien, según solía decirme, procuraba conservar la relación. Peppo tenía su dinerito, por eso era conveniente ir a visitarlo, y si yo mantenía buenas relaciones con él, yo sería su único heredero, a menos que legara el dinero a la iglesia. Además, me tenía algo así como cariño, a su manera, aunque yo jamás me sentía a gusto en su presencia. Una vez fui testigo de una escena que me hizo temerlo, como si lo que había visto reflejara lo que realmente había en su corazón. En uno de los escalones más bajos de la escalinata estaba sentado un anciano mendigo ciego que hacía tintinear una cajita de latón para que la gente le echara un baiocco. Algunas personas pasaron delante de mi tío sin que su servil sonrisa ni el blandir su sombrero tuvieran efecto alguno. Con su silencio, el ciego ganaba mucho más que él. Habían pasado ya tres personas, cuando llegó la cuarta y le arrojó un chelín. Peppo no pudo aguantar más, le vi reptar escaleras abajo como una culebra y golpear al ciego en el rostro, haciéndole perder dinero y bastón.

—¡Ladrón! —gritó mi tío—. ¡A mí me vas a robar tú! ¡Ni pensarlo! ¡Tiene un defectillo común y corriente y pretende quitarme el pan de la boca!

Yo no oí ni vi más, eché a correr asustado hacia mi casa con la folleta de vino que había salido a comprar.

En las grandes fiestas tenía que acompañar a mi madre a visitarlo, y en tales ocasiones llevábamos algún regalo, unas uvas o unos tomates, que eran su golosina favorita. Yo tenía que besarle la mano y llamarlo tío, y entonces Peppo reía de una forma muy extraña y me daba medio baiocco, aunque añadiendo la advertencia de que tenía que guardarlo y limitarme a mirarlo, en vez de gastármelo en pasteles, pues en cuanto me los comiera no me quedaría nada; en cambio, si guardaba la moneda, siempre tendría algo.

El lugar en que vivía mi tío era oscuro y feo; en una de las estancias no había ventanas y en la otra había una, pero muy arriba, en lo más alto de la pared, con los vidrios sucios y rotos. Tampoco había muebles, aparte de un cajón ancho y largo que utilizaba de cama, y dos barriles en los que guardaba sus ropas. Yo lloraba cada vez que tenía que entrar allí, y sabía perfectamente que, por mucho que mi madre intentara convencerme de que debía ser amable con él, lo cierto es que ella lo usaba como una especie de hombre del saco cuando se enfadaba conmigo, pues me amenazaba con mandarme a vivir con mi encantador tío, añadiendo que tendría que sentarme a su lado en la escalinata a cantar, y que así haría algo de provecho y me ganaría un baiocco. Naturalmente, yo sabía que jamás haría semejante maldad, pues yo era el niñito de su corazón.

En casa del vecino había una pintura de la Madonna, que siempre tenía delante una lamparita encendida. Al atardecer, cuando las campanas llamaban al Avemaría, los hijos del vecino y yo nos instalábamos ante la pintura y cantábamos a la Madre de Dios y al precioso Niño Jesús, que estaban adornados con cintas, perlas y corazones de plata. A la oscilante luz de la lamparita, tuve muchas veces la sensación de que el Niño se movía y nos sonreía; yo cantaba en voz alta y clara, y decían que cantaba muy bien. En cierta ocasión, una familia de ingleses se detuvo a escuchar en silencio; y cuando nos pusimos en pie, el noble caballero me regaló un chelín de plata. Mi madre dijo que había sido por mi preciosa voz… pero ¡cuánto me perturbó aquel suceso! Cuando cantaba ante su imagen, ya no pensaba sólo en la Madonna, qué va, me fijaba en si alguien me escuchaba, y en lo bien que cantaba; pensando en esas cosas sentía enseguida una ardiente furia, me daba miedo que la Madonna se fuera a enfadar conmigo y, con toda mi inocencia, le suplicaba que cuidara del pobrecito de mí.

El canto vespertino era el único momento en que me reunía con los otros niños. Yo vivía tranquilo, totalmente sumergido en mi propio mundo de sueños, que yo mismo me había creado. Podía pasarme horas tumbado de espaldas y con el rostro hacia la ventana abierta, mirando el asombroso, precioso azul del cielo de Italia, el prodigioso juego de colores de la puesta del sol, cuando las nubes cuelgan como un crespón violáceo sobre la tierra dorada. Muchas veces deseé volar por encima del Quirinal y las casas hacia los altos pinos que se erguían como negras sombras en el horizonte, rojo como el fuego. Al otro lado de nuestra estancia, la vista era completamente distinta: allí estaban nuestro jardincito y el de los vecinos, espacios angostos entre las altas casas, casi cerrados arriba por los balcones de madera. En mitad de cada jardincito había un pozo, y el espacio que quedaba entre estos y las paredes de la casa apenas era suficiente para que pasara una persona. En realidad, lo único que podía ver desde arriba era los profundos pozos, cubiertos por completo por esas plantas tan delicadas que llamamos culantrillos; la parte más honda se perdía en la oscuridad. Era como si pudiera ver las profundidades de la tierra, donde mi fantasía creaba las imágenes más extrañas. Mi madre puso en la ventana una rama para enseñarme los frutos que crecerían de ella, y para impedir que me cayera y me ahogara.

Pero más vale avanzar un poco hasta un suceso que habría podido poner fin al cuento de mi vida antes de llegar a su nudo.

[1] Desde la Piazza di Spagna, una amplia escalinata de piedra sube hasta una zona con casas de cuatro pisos en lo alto del Monte Pincio, y a las calles de la zona; esta escalinata es un lugar de reunión preferido por los mendigos de Roma, y se llama «escalinata de España» por la plaza en la que comienza.